Cine argentino y procesos sociales. Nivel 1: Imaginarios de clase y cultura de masas

FUNDAMENTACIÓN
El siglo pasado comprendió hechos que pueden ser pensados como momentos bisagra. En el plano internacional: las guerras mundiales, las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki, la Revolución Soviética, la guerra de Vietnam, la Guerra Fría, la caída del Muro de Berlín, la puesta en trance del sistema capitalista. En el terreno local: la promoción del Estado Nación, la argentina agro exportadora, los golpes de estado, el peronismo, los sesenta y la caída, el terrorismo de Estado, el neoliberalismo, los movimientos sociales y los nuevos roles del Estado.
Los hechos, desde una Historia entendida como natural, se decantaban, eran una consecuencia o se encontraban en el germen de un pasado que los contenía.
En función de pensar la Argentina a partir de la puesta en trance de la versión tradicional de la Historia, la dictadura cívico militar 1976-1983 llevó al paroxismo un sistema simbólico acuñado sobre todo a partir de la cultura promovida desde el concepto de Estado Nación ¿Cómo construyó sus representaciones? Un sòlido aparato de propaganda, medios masivos de comunicación y formas afines de las imàgenes cinematográficas, televisivas e informáticas, fueron los elementos para el sostenimiento del paradigma.

Al entramado cinematográfico en particular se lo puede pensar en sintonía, o como termómetro de cada época. El cine no es un mero “testigo” de la Historia, sino un actor social más atravesado por las variables discursivas de cada época y por el pensamiento de quien, en cada momento, toma en sus manos el aparato de base: la cámara. Para empezar a comprender esta problemática, es fundamental pensar al cine en general para luego ingresar en nuestro análisis al recorte de cada autor.

Un cineasta selecciona tomas, escenas, secuencias, angulaciones de cámara, modos de actuación, etc. Pero sobre todo, consciente o no, tiene en su poder la herramienta formal para promover una identificación con lo representado. Pero en tanto el sujeto-espectador toma conciencia de dicha identificación como mecanismo, el mismo se le presenta evidente.

¿Qué rol le cabe entonces a quien construye sentido a través de la imagen? ¿Qué modelo/s de país/es se promueven desde la cámara?

OBJETIVOS GENERALES
Lejos de plantear el espacio en función de brindar información para que el asistente al curso incorpore conocimientos, la dinámica propone generar un marco de pensamiento acerca de cuáles son los modos de representación dominantes en cine, y las alternativas a tales formas.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS
Que el asistente al curso, a partir de la incorporación de herramientas de análisis, se encuentre en condiciones de posicionarse ante un cine argentino centrado en cuestiones de Estado y/o sociales. Un espectador avisado sobre los modelos de país que se promueven desde la pantalla.

PROGRAMA

Nivel 1: “Imaginarios de clase y cultura de masas”

PENSAR LA HISTORIA

a) La mirada nacionalista de los años cuarenta. Las campañas del desierto y la mirada sobre los indios, concebida desde la “conquista del desierto”. “Pampa bárbara” y “La guerra gaucha” de Lucas Demare como paradigmas del tratamiento de la época de las temáticas del indio y del gaucho. Modos de la cámara.

b) El cine argentino y los próceres. Una mirada institucional: “Su mejor alumno” de Lucas Demare. “El Santo de la espada” de Leopoldo Torre Nilson. El prócer como centro de la escena. El revisionismo histórico contemporáneo: un cambio de paradigma en “Revolución, el cruce de los Andes” de Leandro Ipiña y “Belgrano” de Sebastian Pivotto.

EL CINE COMO ACTO DE RESISTENCIA

a) La mirada del documentalismo revisionista en los sesenta y setenta. La Escuela documental de Santa Fe (1958-1976): “Tire die” de Fernando Birri. El Cine de la Base: “Los traidores” de Raymundo Gleyzer y “Operación masacre” de Jorge Cedrón. Grupo Cine Liberación: “La Hora de los Hornos” y “Los hijos de Fierro” de Fernando Solanas y Octavio Gettino.

b) La influencia de la Nouvelle Vague francesa en José Martinez Suarez (“Dar la cara”), Rodolfo Kuhn (“Los jóvenes viejos”) y David José Kohon (“Breve cielo” y “Tres veces Ana”). Los procesos sociales en las relaciones interpersonales.

c) Representación del pueblo en el cine argentino. Cine y peronismo. Mediometrajes y cortometrajes de propaganda estatal. El rol de Raúl Alejandro Apold desde la Subsecretaría de Informaciones y Prensa. El rol del Estado en el cine de género: los casos de “Apenas un delincuente” de Hugo Fregonese y “La delatora” de Kurt Land. El didactismo en “Mercado de Abasto” de Lucas Demare. Las políticas carcelarias en “Deshonra” de Daniel Tinayre. La explotación en “Las aguas bajan turbias” de Hugo del Carril. El pueblo como tragedia en la obra de Leonardo Favio: pulsión de muerte y épica.

CINE, TELEVISIÓN Y CLASE MEDIA

a) El “actor popular”: imaginarios de clase en personajes de Luis Sandrini, Palito Ortega, Tato Bores y otros en cine y televisión.

b) Distribución de roles en la telenovela argentina. El tratamiento de la lucha armada en “Rolando Rivas, taxista”. La incorporación de tópicos en el género a través de los años. La “renovación” en las ficciones televisivas de los noventa.

c) Vasos comunicantes entre cine y televisión. ¿Retroalimentación o contaminación?

Luis Franc
Docente en teoría y análisis cinematográfico de los cursos “Saber Leer el Film” (Centro Cultural General San Martin - desde 2004); “Análisis Cinematográfico” (BAMA Cineclub - desde 2009) y seminarios sobre cine de autor en el Espacio Cultural La Ronda y en el Cineclub TEA.
Integrante de la comisión directiva y programador del festival  UNCIPAR - Cine Independiente (desde 2011)
Autor del ensayo: “Diagnóstico esperanza, una máquina de guerra” – Presentado en la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo.
Formación en el Centro de Teoría de la Imagen.


seguinos en las redes sociales